martes, 2 de marzo de 2010

Carpe Diem!

...vive la vida, no dejes que esta se apague, ser feliz es la clave, la tristeza es para el desesperado, no andes opaco caminando, donde estas es donde debes, o amenos así lo cree el universo, que de sencillo lo hemos hecho tan complejo, no dejes que te acompleje tu espejo, ese que sabe de belleza, mas confía en la grandeza, que alguien sembró dentro de ti, enseñale al tiempo lo que es vivir, y la vida lo triste que seria sin ti, agradece la oportunidad de respirar, ni un segundo puedes desperdiciar, honra con tu vida a los muertos, y que no haya en tu existencia cabos sueltos, ni puertas sin cerrar, ni capítulos incompletos, ni historias sin final, ama tanto como puedas, dale gracias a las estrellas, a la noche, al lugar que tienes como hogar, deja atrás cualquier reproche, veras que con el tiempo las cosas dejan de pesar, no hagas tanto caso al orgullo, he visto a tantos perder el suyo, y a los que tanto lo cuidaron nunca nada ganar, tampoco dejes de llorar, las lágrimas son el mejor remedio para el que se empieza a ahogar, no hay día eterno, todo tiene que terminar, recuerda que las mañanas se hicieron para volver a empezar, y las noches para la experiencia del día cerrar, aprovecha el día, que mañana sera otro día mas...

Carpe Diem! Aprovecha el día,
no dejes que termine sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber alimentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo
extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar al mundo.
Porque pase lo que pase, nuestra esencia está intacta.
Somos seres humanos llenos de pasión.
La vida es desierto y es oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte
en protagonistas de nuestra propia historia.
Aunque el viento sopla en contra, la poderosa obra continúa,
tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar, porque sólo en sueños
puede ser libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores, el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes. Huye.
«Emito mi alarido por los techos de este mundo»
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples,
se puede hacer poesía bella sobre las pequeñas cosas.
No traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación.
Pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante.
Vívela intensamente, sin mediocridades.
Piensa que en ti está el futuro y encara la tarea
con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes pueden enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron,
de nuestros «poetas muertos», te ayudarán a caminar por la vida.
La sociedad de hoy somos nosotros, «los poetas vivos»,
no permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas.

La sociedad de los poetas muertos

1 comentarios:

J Ã Ð € dijo...

"No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar al mundo"...
Si eso es verdad tú estas haciendo un buen trabajo!

¡Me encanto la peli de la Sociedad de los Poetas Muertos!

:D

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails