jueves, 7 de julio de 2011

Donde las aves vuelan (The Beatles VII)

...pero el mañana nunca se sabe, y ahora en este momento mi mañana parecía sentenciar su ausencia, pero nada estaba escrito aun, cerré los ojos para sumergirme en mis mis recuerdos, quizás por ahí, en mi interior, en las profundidades de mi alma, existiera algo que me ayudara a encontrarla, mas desde que se marcho mi alma se había llenado de vació, solo podía percibir las cosas de una manera casi mecánica, caminaba por la vida como una maquina a la cual en otros tiempos se le había concedido la vida, pero que después le había sido arrebatada, dentro de mi todo parecía oscuro, como una vieja fotografía en blanco y negro en la cual el negro parece avanzar como una sombra sobre ella, pero nada de lo que veía parecía tener importancia aun tratándose de mí, mis recuerdos yacían a la deriva de un mar que ha sido recientemente azotado por una gran tormenta, pedazos de mi existencia flotaban como islas en medio de la soledad, pero nada parecía tener que ver con Eleonor, como si quizás en realidad ella nunca hubiera existido, pero en esta oscuridad casi solida dentro de mi alma de pronto empecé a escuchar el arpegio de una guitarra, y el sonido tenue de un sitar, estos sonidos armonizaban también con un olor a pino, el olor de nuestra casa que había sido construido con madera de Noruega y que me recordaba a el amor de hogar que Eleonor y yo habíamos construido, "Madera de noruega esta ave ha volado" (Norwegian Wood) la canción favorita de Eleonor, entonces como si despertara de un sueño agitado, mis labios susurraron, el ave había volado, a donde las aves vuelan, y entonces en mi mente aparecía el lugar donde años atrás había conocido a Eleonor, en donde las aves que emprendían su vuelo se abalanzaban sobre mí, y donde recuerdo que vi amanecer más de una vez después de haber visto su sonrisa y también donde sentados en una banca me platico "la triste historia de la paloma que se enamoro de un Pato". Nunca supe realmente donde había vivido Eleonor, antes de haberse mudado conmigo, realmente poco supe de su pasado, siempre lo mantenía cubierto con un velo opaco, como si realmente quisiera no volver a verlo jamás, y a mi pareció sensato respetarlo, pero ese día que nos conocimos Eleonor antes de sonreír había llorado, y su cara en ese momento reflejaba una tristeza abrumadora, habías regresado a mis recuerdos, pues me había olvidado de recordar para olvidarla, pero hoy otra vez su recuerdo desbordaba mi alma completamente, entonces con la misma fuerza de este recuerdo, me levante de la cama y pensé en dirigirme hacia aquel lugar en cuanto antes pues quizás en aquel lugar encontraría algo que me llevaría hasta ella, el lugar donde amaneció tres veces y las aves vuelan...



Mañana nunca se sabe


Desconecta tu mente, relájate, déjate llevar
no es morir, no es morir
abandona todo pensamiento, entrégate al vacío
es brillar, es brillar
que puedas ver el significado del interior
es hablar, es hablar
que el amor es todo y el amor es cada uno
es saber, es saber
cuando la ignorancia y la prisa lloran a los muertos
es creer, es creer
pero escucha el color de tus sueños
no es vivir, no es vivir
o juega al juego de la existencia hasta el fin
del principio, del principio
del principio, del principio.

Madera de Noruega (Esta ave a volado)


Una vez tuve a una chica, ¿o debería decir que ella una vez me tuvo?
Me enseñó su habitación, ¿no es bonita?,
Madera noruega.
Me pidió que me quedará y me dijo que me sentara en cualquier sitio
Así que miré alrededor y me di cuenta que no había ninguna silla.

Me senté en una alfombra, esperando mi momento, bebiendo su vino.
Hablamos hasta las dos y luego dijo
"Es hora de irse a la cama"

Me dijo que trabajaba por la mañana
Y comenzó a reirse.
Le dije que yo no, y gatee hasta el cuarto de baño para dormir allí.

Y cuando desperté estaba solo, la chica había volado.
Así que encendí un fuego, ¿no es bonito?,
madera noruega.

Me olvidé de recordar para olvidar.


Me olvidé de recordar que la olvide,
Me parece que no puede sacarla de mi mente.
Pensé que nunca me la echo de menos,
pero he encontrado de alguna manera
Pienso en ella casi todo el tiempo.

Bueno, el día que se fue
Me he hecho lo prometo
que pronto iba a olvidar que alguna vez había conocido.
Sin embargo, algo que está mal
Porque estoy tan triste y solitario:
Me olvidé de recordar para olvidar.

Bueno, el día que se fue
Me he hecho lo prometo
que pronto iba a olvidar que alguna vez había conocido.
Sin embargo, algo que está mal
Porque estoy tan triste y solitario:
Me olvidé de recordar para olvidar.

6 comentarios:

•• J a d e •• dijo...

Y los Beatles siguen sonando.....

A veces cuando leo, se me ocurren mil preguntas: sobre los personajes, sobre los escenarios, sobre el contexto... supongo que me meto tanto en la historia que me quedo con ganas de conocer detalles que el escritor no revela....
En fin, el punto es que en este post me quede con ganas de conocer "La triste historia de la paloma que se enamoró de un pato"... ojalá la cuentes un día de estos...

Me despido encantada de leerte como siempre, y haciendo changuitos para que este pobre hombre encuentre pistas que lo lleven a su idealizada Eleanor...

:)

Pedro Daniel dijo...

jajaja que chistoso, precisamente en este momento escribo "la triste historia de la paloma que se enamoro de un pato" y espero sea mi siguiente post, y bueno ni yo se si va a encontrarla, decia una amiga que el amor es para siempre pero que el amor no siempre espera, y bueno "All you need is love". saludos Jade siempre a merita una sonrisa ver un comentario tuyo... que la luz de este universo recaiga sobre ti en un bonito y cálido pensamiento saludos...

Anónimo dijo...

Pedro, que buen blog construyes, debo confesar que no me gustan THE BEATLES, pero este post me ha gustado, te dejo un abrazo.
Rimes.
pd:no se porque aún no puedo postearte desde mi blog :(

Susana R. Verano dijo...

Hola Pedro,
¡Qué hermoso todo lo que escribes! ¡Qué espléndida y recurrente la selección musical! Desde hace tiempo, tu blog es una evasión poética, reflexiva y relajante para mí.
En estos últimos dos años, tras una gran pérdida, he sido un poco la Eleanor de Paul: mirando por la ventana, preguntándome de dónde vienen y a quién pertenecen los solitarios... Aunque tengo la suerte de contar con algunos nuevos y sorprendentes amigos que me ayudan a recoger el arroz y a responderme a las preguntas.
Un beso,
Susana.

Pedro Daniel dijo...

Gracias Rimes por tus comentarios, compruebo que en la vida hay de todo, yo no podía pensar que existiera alguien a quien no le gustaran los Beatles, y mira existes tu, bien por eso confirmas la variedad que se puede encontrar entre los seres humanos, saber que sigues visitándome ya desde hace tiempo me regala un soplo de alegría, me maravillo con la idea de poder reunirme con gente en este espacio que es para mi como un escaparate a la realidad, saludos y por aquí te sigo viendo y también en tu blog.

Pedro Daniel dijo...

Hola Susana, gracias por tu comentario y que bueno que te gustan mis letras, y la música, y este cachito de mi existencia transformado en un blog, y que decirte de las perdidas yo mismo he perdido gente en el camino gente que para mi era muy importante y que por alguna razon ya no estan, cuanta gente sola hay en el mundo, y cuantos no sabemos que estamos solos, me hiciste recordar un texto de alguna vez poste en mi blog, te dejo el link y animo a pesar de todo si algo he descubierto en esta vida y lo he corroborado tacitamente es que la vida es sumamente bella...

http://lamoradadelospensamientosmuertos.blogspot.com/2009/12/soledades.html

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails