viernes, 8 de octubre de 2010

El que escribe

...el que escribe sabe, que sus letras mojan si el corazón coincide con lo que las penas tocan,
el que escribe sabe, que sus palabras tocan si el alma vive lo que los ojos lloran,
el que escribe sabe que sus versos lloran si el amor reside en ilusiones que devoran,
el que escribe sabe que sus escritos devoran la conciencia del que  moja, toca, devora y llora...


“Lentamente se insinúa en nuestros países un clima más hospitalario para la literatura. Los círculos de lectores comienzan a crecer, las burguesías descubren que los libros importan, que los escritores son algo más que locos benignos, que ellos tienen una función que cumplir entre los hombres. Pero entonces, a medida que comience a hacerse justicia, el escritor latinoamericano, o más bien, a medida que comience a rectificarse la injusticia que ha pesado sobre él, una amenaza puede surgir, un peligro endiabladamente sutil.Las mismas sociedades que exilaron y rechazaron al escritor, pueden pensar ahora que conviene asimilarlo, integrarlo, conferirle una especie de estatuto oficial. Es preciso, por eso, recordar a nuestras sociedades lo que les espera. Advertirles que la literatura es fuego, que ella significa inconformismo y rebelión, que la razón del ser del escritor es la protesta, la contradicción y la crítica. Explicarles que no hay término medio: que la sociedad suprime para siempre esa facultad humana que es la creación artística y elimina de una vez por todas a ese perturbador social que es el escritor o admite la literatura en su seno y en ese caso no tiene más remedio que aceptar un perpetuo torrente de agresiones, de ironías, de sátiras, que irán de lo adjetivo a lo esencial, de lo pasajero a lo permanente, del vértice a la base de la pirámide social. Las cosas son así y no hay escapatoria: el escritor ha sido, es y seguirá siendo un descontento. Nadie que esté satisfecho es capaz de escribir, nadie que esté de acuerdo, reconciliado con la realidad, cometería el ambicioso desatino de inventar realidades verbales. La vocación literaria nace del desacuerdo de un hombre con el mundo, de la intuición de deficiencias, vacíos y escorias a su alrededor. La literatura es una forma de insurrección permanente y ella no admite las camisas de fuerza. Todas las tentativas destinadas a doblegar su naturaleza airada, díscola, fracasarán. La literatura puede morir pero no será nunca conformista.”


Mario Vargas Llosa. Fragmento del discurso al recibir
el Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos el 4 de Agosto de 1967 en Caracas

1 comentarios:

LauraNever dijo...

mmm tiene un poco de razòn, a muchos les ha pasado ya, y no sòlo escritores sino artistas en general, que basaron sus creaciones en el inconformismo y la crìtica a lo que se percibe como normalidad, y fueron luego "comidos2 por ella... el tema es... còmo evitarlo? no sè si se puede confiar en el pensamiento crìtico del "pùblico" masivo... salu2

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails