miércoles, 21 de julio de 2010

Vestigios del alma (II): La cerca

...no lo recuerdo muy bien pero aun la recuerdo, entre el olor de arboles de guayabas, mandarinas y mangos, en el patio arbolado de la vis abuela, las hormigas, las mariposas, los gusanos, las luciérnagas, todas reales también compartían mi reino imaginario, donde mis juguetes cobraban vida, donde luchadores de plástico peleaban contra tortugas ninja, robots, extraterrestres y otros mas, donde había suficiente tierra para hacer hoyos para jugar a las canicas, o hacer mis súper pistas para que mis carritos corrieran a toda velocidad, pero un día fue diferente, el pelo de una niña corto la brisa que asistía todas las tardes a aquel patio, que provoco que mi corazón de niño latiera de forma extraña, extraña para un niño que aun no entiende del amor, era la nieta de la vecina, Dianita era su nombre, no sé si la recuerde más bella de lo que era, o si mis recuerdos se equivocan y aun era más bella, ojos verdes llenos de brillo, cara creo de ángel aunque nunca había visto uno, olía a fresa y parecía princesa, hoyuelos en las mejillas de color caramelo, su imagen se incrusto en mi mente, los extraños insectos que empiezan a brincar en los estómagos de las personas, hicieron lo propio, muchos dicen que son mariposas, yo prefería creer que eran libélulas, me recuerdo esa noche sin poder pensar más que en ella, en sus esos ojos, es sus mejillas rosadas, esperando amanecer al otro día y que por casualidad otra vez aquella niña anduviera por el patio de su abuela, una cerca de esas que parecen inspiradas en las colmenas de las abejas dividía ambos patios, el mío parecía ser un campo de batalla, el de ella un prado lleno de margaritas y violetas, y de girasoles cuando estaba ella, y como lo había esperado ella ahí estaba jugando a la bailarina, y yo quería mostrarle que yo era un súper héroe, pero no fui capaz de hablarle ese día, aunque mis ojos no pudieron dejarla de ver, hasta el ritual de la noche en que otra vez no podía pensar en otra cosa que no fuera esa niña, esos ojos, esas mejillas, en que mas puede pensar un niño acerca de una niña, ¿Que me pasaba? en la escuela los otros niños me habían enseñado que las niñas no eran seres de fiar, pero yo creo que ellos no habían conocido a una niña como ella, elaboraba con mi mente de niño planes fantásticos para hablarle y llamar su atención, fue esos días que entendí que peinarse no solo era una obligación que mi mama me quería imponer, creo que en unos de esos sueños hasta un caballo me compre, uno blanco y enorme capas de brincar la cerca y llegar a esta ella e invitarla a cabalgar por el cielo, fantasías que ahora encuentro tan deliciosas, pero era un niño tímido, y en realidad mis ahorros de mis domingos no me alcanzaban ni para un poni y mucho menos uno que volara, así que dos semanas invente distintas formas de poder decirle hola, aunque todas al siguiente día se convertirían en un fracaso, hasta que un día que decidí reconciliarme con mis juguetes ella se acerco a la cerca y me dijo hola, no sé si el corazón este hecho para brincar tanto pero el mío creo latió mas veces de las que había latido en toda su vida, un hola creo le habré contestado, un hola tartamudo creo, la verdad no lo recuerdo, esa misma noche no lo recordaba, pero su voz me hacía eco aun en los oídos, y a partir de esa día teníamos una hora para llegar hasta la cerca, y platicábamos que se yo, ya no se de que platican los niños, pero platicábamos y reíamos, y el mundo se me iluminaba al verla, y les confieso saben que creo que a ella también al verme, yo pasaba mis días pensando en ella, deseando llegara la hora de volver a aquella cerca, incluso hasta investigue en el pequeño diccionario Larousse la palabra "novia", un día llego ella y me dedico una canción la chica ye ye, la verdad no tenía la idea de lo que significaba en esos tiempos y ahora tampoco pero lo que si se es que no había duda mi corazón era suyo y mi mente, y mis sueños de niño, y aprendí a escribirle en papel, y ella me cantaba y yo le escribía cosas que después sabría que eran poemas, y así fue durante un verano en el que recuerdo el amor toco la cerca de mi patio, y mi mundo de niño de pronto cambio, hasta que el verano acabo y ella regreso con sus padres, pero un día antes de su partida, le escribí este poema:

De todas las flores del patio de tu abuela,
Tú eres la más hermosa que lo adorna,
mi corazón siente que contigo vuela,
cada que tu cara por la cerca se asoma,
no quiero nunca que te vayas,
ni que hagas como las estrellas,
mejor quédate a ser mi novia,
hasta que la cerca un dia se caiga.

La tarde antes de irse, asistió como todos los días a la cerca y me dijo que aceptaba ser mi novia, pero que no podía dejar de irse, ese fue el ultimo día que la vi pero lo cierto es que aun seguimos siendo novios...



Las noche son un mar de oleaje turbo que a veces me traenrecuerdos
y que recuerdos los que vuelan esta noche,
de donde hace tantos años se habían quedado durmiendo
recuerdos que me van llegando oleadas y sugieren otros tiempos
tiempos de más,
facilidad es la palabra que hoy me falta y que hace tanto nocomprendo
no tengo más que un vago sentimentalismo dulce y triste peroviejo,
viejo como el viejo sabor de viejas lágrimas
y viejo, como el muro de su casa donde aparecía corriendo de lamano de su hermana

y sobre todo lo entiendo que quiere alguien con 10 años.
Como me gustaba Julieta araran
En ese entonces todo venía en otros nombres, desde el amarla ensecreto
Has de vivir con la confianza en me amaba tras de sus ojosrisueños
Siempre se resumía en la frase acostumbrada aaa
Y para mí todo lo envolvía en tres palabras ciertas como laverdad,
Me gustaba Julieta araran
Me gustaba Julieta araran dararan
Me gustaba Julieta
cuando iba mirando a cualquier sitio sin hacerlo
cuando imaginaba y se peinaba los cabellos negros
negros como noches y largos, largos como inviernos
que nunca acababan de estar cerca ni estar lejos
sólo iban, sólo a mi lado y a mi lado les recuerdos
Me gustaba Julieta
cuando imaginaba que le amaba de hace tiempo
cuando me escribió que era su amor
cuando lo entiendo y además cuando como hoy lo rememoro
dulce y triste como lágrimas y besos
de mejilla y de la infancia y de hace mucho tiempo atrás
Me gustaba Julieta
cuando murió su papá y se lo dijeron
cuando en la sorpresa soltó el llanto
y el cuaderno en donde decía que me amaba
siempre y cuando fuera eterno como el sol
Me gustaba Julieta
cuando la llevaron a vivir con sus abuelos
cuando dejó de ir a clases con su hermana
cuando una tarde como cualquier tarde gris se me fue muy lejos
lejos más allá de donde van todos los sueños
que han venido desde entonces y esta noche me repiten que de niñoy en las tardes
Me gustaba Julieta araran
Me gustaba Julieta araran dararan
Me gustaba Julieta araran
Julieta dan dan dan dan dan

Fernando Delgadillo
Julieta

2 comentarios:

J Ã Ð € dijo...

A mi me gustaba Fernando... :D

Gracias por compartir este flashback o vestigio del alma como tú lo nombras...

Es un placer visitarte!

Pedro Daniel dijo...

Gracias por ti por pasar a leerme un rato, escribire creo todos mis recuerdos este es uno de los bonitos, quizas un dia te toque uno de los no tan bonitos, pero bueno ese es el chiste, no crees? espero te encuentres muy bien, saludos hasta Ensenada...

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails